Pulgones: La guía definitiva y cómo eliminarlos

Si eres amante de la jardinería y la plantación, es muy probable que te hayas topado con miles de bichillos o insectos molestos que se dan a la tarea de dañar tus flores y cultivos, y entre los cuales resaltan los pulgones como una verdadera plaga.

Estos animaluchos de minúsculo tamaño son considerados toda una pesadilla por quienes tienen huertas o jardines y adoran cuidarlos.

Y es que, aunque son pequeños, estos bichos pueden causar grandes pérdidas en jardinería por la rapidez con la que se propagan, acabando con toda hoja o florecilla que encuentren a su paso, hasta más no poder.

Pues bien, si quieres cuidar de tus plantas pero enfrentas un problemilla con estos insectos, ¡no te preocupes!

Aquí hemos dejado la guía definitiva de los pulgones y cómo eliminarlos, para que puedas mantener tu vergel bajo control.

¿Qué son los pulgones?

Qué son los pulgones

Tal vez estás pensando que los pulgones son exactamente la misma alimaña que las pulgas, pero te has equivocado.

Las pulgas y pulgones no tienen relación alguna, pues su apariencia y su modo de vida son totalmente distintos.

Como ya hemos mencionado, los pulgones son una de las principales plagas que atacan las plantas y los cultivos.

Estos animalillos, mejor catalogados como parásitos, pertenecen al orden Hemíptera y comprenden cerca de 4.000 especies diferentes.

Respecto a sus características, los pulgones tienen tamaño pequeño, forma de pera y pueden variar en color, ya sea negro, amarillo o verde.

Algunos de ellos pueden tener manchas sobre su cuerpo, que se divide en tres partes distintas: cabeza, tórax y abdomen.

Sobre la cabeza de estos animalillos hay un par de antenas delgadas y segmentadas, incluso, algunos poseen una especie de ala transparente.

Estos insectos se distinguen principalmente por dos características biológicas fundamentales: la viviparidad y la heterogenia, dos diferentes maneras de reproducción.

Durante el invierno, estos bichos se reproducen sexualmente, poniendo huevos que no nacen sino hasta entrada la primavera.

Cuando llega esta época, las hembras pueden reproducirse de manera asexual, es decir, sin la necesidad de un apareamiento.

Una vez que llegan a la edad adulta, estos bichillos se transforman en hembras aladas y van en busca de nuevos cultivos para alimentarse, colonizándolos y llenándolos de más pulgones hembra no alados.

Al llegar el otoño, se reproducen nuevamente, pariendo hembras y machos alados que continúan apareándose y produciendo más huevecillos.

Los huevos permanecen en hibernación y, al llegar la próxima primavera, el ciclo inicia de nuevo.

En cuanto a su alimentación, viven del néctar de las plantas que succionan con ayuda de una suerte de pico.

Pueden adaptarse y proliferar en casi cualquier ambiente, siempre que tengan plantas y cultivos de los que alimentarse.

¿Por qué aparecen los pulgones?

Por qué aparecen los pulgones

Ahora que sabes qué son los pulgones, seguramente te preguntarás: ¿qué causa su aparición?

Pues bien, existen varias razones por las cuales puede que estos pequeños pero fastidiosos insectos hayan llegado a tu jardín.

En primer lugar, debes saber que estos parásitos siempre van en busca de plantas o flores para alimentarse y anidar.

De tal manera, si  tienes una huera o jardín en casa, es bastante posible que estos bichillos aparezcan por allí.

Esto es aún más probable en las épocas de primavera y verano, en las que los pulgones tienden a exacerbarse.

Sin embargo, existen otros factores que también influyen y son: la aridez en el ambiente y el abuso de fertilizantes.

Y es que, aunque una tierra bien abonada es ideal para las plantas, demasiado abono podría llamar a los pulgones.

Ahora bien, a pesar de que estos insectos se alimentan de cualquier planta, algunas son más propensas a su ataque.

Los rosales, las kalanchoe, los crisantemos y los tomates son algunas de las víctimas preferidas de estas plagas.

Afortunadamente, no pasará mucho para que nos demos cuenta de su desagradable presencia si seguimos las siguientes pistas:

Debilitamiento de la planta

Si aprecias que la planta se dobla, se deforma o que sus hojas de enrollan, puede ser que tenga pulgones.

Hongo de la negrilla

Hongo de la negrilla

El hongo de la negrilla es una especie de polvo negro que se forma sobre la superficie de las hojas.

Este hongo en particular se ve fomentado por los pulgones, quienes segregan una sustancia que favorece su formación.

Hormigas

Estos animalillos suelen atraer a las hormigas, al segregar la sustancia conocida como melaza, la cual devoran a cambio de protegerlos de otros insectos como la mariquita, evitando que sean atacados y luego engullidos por ellas.

Tipos o especies de pulgones

Por si no lo sabes, en el mundo existen más de 4.000 especies de pulgones identificadas.

Sin embargo, de tal cantidad, apenas unas 500 especies son consideradas como plagas potencialmente dañinas para los cultivos.

Debes saber que algunos tipos de pulgón tienden a atacar a casi cualquier planta, pero otros son mucho más selectivos.

Esto sirve para clasificarlos y diferenciarlos los unos a los otros, agrupándolos de la siguiente manera:

Pulgón verde del melocotonero

Pulgón verde del melocotonero

Este tipo de pulgón suele afectar principalmente a las solanáceas, como la patata, y a los crisantemos.

Pulgón del algodón

Pulgón del algodón

Tiene especial preferencia por los cultivos de pepino y pimiento, y por los sembradíos de plantas ornamentales como el crisantemo, así como de algunos arbóreos, tal como el algodón.

Pulgón negro de la judía

Pulgón negro de la judía

Este tipo de pulgón ataca principalmente los cultivos herbáceos, como la zanahoria, la patata y la alcachofa.

Sin embargo, también puede afectar a algunas plantas ornamentales, como la dama de noche y la adelfa.

Pulgón del tomate

Pulgón del tomate

Por lo general, esta especie de pulgón ataca a las plantas solanáceas, como el pimiento, la patata y el tomate.

Pulgón del fréjol de vaca

 Pulgón del fréjol de vaca

También conocido como pulgón del frijol, ataca las leguminosas, como las lentejas, y la soya.

Picadura de los pulgones

Picadura de los pulgones

Quizá pienses que, por tratarse de un insecto, los pulgones propinan picaduras al igual que los mosquitos y otros bichos.

Sin embargo, debes saber que estos diminutos animalillos no suelen atacar a las personas, sino solo a las plantas.

Estos parásitos cuentan con una especie de pico especial que utilizan para succionar la savia de las plantas. Así, a través de su picadura, perforan el tallo de la planta y comienzan a succionar el jugo.

Esto lo hacen de manera muy acelerada y generalizada, por lo que son capaces de infestar a todo un jardín.

En fin, si pensabas que estos bichillos podrían picarte y hacerte una herida, ya sabes que no es cierto.

Los pulgones no son peligrosos para las personas, aunque esto no los hace bichillos apreciables ni mucho menos.

Por el contrario, el daño que les causan a las plantas es motivo suficiente para considerarlos peligrosos y de cuidado.

¿Son peligrosos los pulgones?

Son peligrosos los pulgones

Aunque los pulgones no tienden a atacar a las personas, se les considera una plaga peligrosa.

De hecho, muchas de sus especies, 500 para ser exactos, son potencialmente peligrosas para las huertas y los sembradíos.

Esto se debe a que, al alimentarse de la savia de las plantas, dañan los cultivos y generan grandes pérdidas.

Como ya mencionábamos, los pulgones clavan su pico en el tallo de las plantas y succionan el jugo.

De esta manera, este bichillo le quita nutrientes a la planta, y la misma se debilita hasta perecer por completo.

Además de ello, el pulgón segrega en su abdomen una sustancia particular que dificulta el importante proceso de la fotosíntesis.

A esta sustancia se le conoce como melaza, y no es más que la savia de las plantas parcialmente digerida y con azúcares añadidos.

Cuando cae en el suelo y sobre las hojas, la melaza favorece el crecimiento de hongos perjudiciales para las plantas.

Por si fuera poco, estos animalillos tienen la capacidad de transmitir virus de una planta a otra, infectándolas a todas.

Así, si una planta está enferma y la pican, al picar a otro ejemplo sano, le transmiten dicho virus.

Finalmente, otra de las razones por las que se consideran peligrosos para los cultivos es porque atraen a las hormigas.

Quizás hayas notado que en donde hay pulgones, hay hormigas, y esto tiene una explicación.

Como mencionábamos, estos parásitos segregan melaza, que las hormigas consideran su fuente de alimento.

En agradecimiento a ellos, las hormigas impiden que los depredadores naturales de estos parásitos acaben con ellos.

Todo esto les convierte en unos bichillos bastante nocivos cuando se trata de la jardinería y la plantación.

Por lo tanto, eliminarlos pasa a ser una tarea más que obligatoria para quienes quieren proteger sus plantas y cultivos.

¿Cómo eliminar a los pulgones?

Cómo eliminar a los pulgones

Deshacerte de los pulgones puede ser una tarea difícil pero no imposible. Sigue estos consejos y lo lograrás.

  • Deshazte de la maleza del jardín para evitar que estos bichos se escondan allí.
  • Realiza revisiones periódicas de tus plantas para percatarte de la presencia de estos animaluchos y atacar el problema a tiempo.
  • Si notas que una planta está enferma, intenta separarla del resto para evitar que acaben por infestarse también.
  • Corta las hojas y brotes afectados por estos parásitos, y remueve las plagas con ayuda de un cepillo de dientes.
  • No coloques demasiado abono o fertilizante en tus plantas porque podrías estar atrayendo a estos molestos bichillos.
  • Utiliza insecticidas sistémicos como alternativa de fumigación y repite cada cierto tiempo, especialmente durante la primavera y el verano.
  • Aplica oxicloruro de cobre sobre las plantas afectadas para eliminar el hongo de la negrilla.
  • Deja que los depredadores naturales de estos bichos (catarinas, avispas y crisopas) te ayuden a eliminarlos.

Si el problema se ha vuelto demasiado grave, contacta con un experto en el control de pestes y plagas.

Recuerda que un especialista podrá asistirte en la selección del mejor tratamiento para combatir a estos molestos insectos.

Remedios caseros para acabar con los pulgones

Remedios caseros para acabar con los pulgones

Además de los consejos que te hemos dado, existen algunos remedios caseros que puedes hacer para matar a estos bichos.

Repelente casero

Para prepararlo solo deberás mezclar 1 litro de agua, 2 cucharadas de jabón neutro y 2 cucharas de alcohol.

Luego, deberás incorporar 4 colillas de cigarro que tendrás que macerar en medio vaso de agua.

Ten en cuenta que tendrás que filtrarlas bien para que los residuos no acaben por obstruir la boquilla del pulverizador.

Una vez que tengas la mezcla, viértela en un recipiente de spray y rocía sobre las plantas afectadas por este insecto.

Insecticida a base de ortigas

Otra muy buena opción consiste en mezclar un puñado de ortigas frescas con agua y dejarlas macerar durante 24 horas.

Una vez pasado ese tiempo, debes verter la mezcla en un recipiente con pulverizador y rociar directamente sobre las plagas.

Más trucos para matar a los pulgones

En caso de que todo lo anterior no haya funcionado, ¡no te preocupes! Tal vez estos truquillos sean la solución.

Más trucos para matar a los pulgones

Infusión de ajo

El ajo es un poderoso repelente contra cientos de insectos, y los pulgones son uno de ellos.

Para hacer este remedio, solo debes mezclar 5 dientes de ajo molidos en 1 litro de agua y dejarlo macerar.

Pasadas 24 horas, cocina la mezcla a fuego bajo durante 20 minutos y espera que se enfríe.

Luego, licúa el preparado y colócalo en un recipiente con pulverizador.

Fumiga todas tus plantas con el líquido cada mañana y verás cómo los bichos se desaparecen.

Agua jabonosa

Este remedio es estupendo para eliminar no solo al pulgón y a sus secuaces, sino también a muchos otros insectos.

Para hacerlo, solo debes mezclar agua y jabón para lavar platos e incorporar la mezcla en una botella con pulverizador.

Rocía la mezcla sobre tus plantas, al menos una vez al día, y verás que los bichos acabarán por irse.

Ahora que sabes todo acerca de los pulgones y cómo eliminarlos, podrás tener una huerta o jardín libre de ellos.

No obstante, si el problema se exacerba, no dudes en comunicarte a un experto en el control de insectos.

Él evaluará si se trata de una infestación por estos bichos y podrá recetarte el tratamiento adecuado para erradicarlos.

Así podrás tener el jardín de tus sueños, con las plantas y flores que más te gustan y… ¡sin pulgones!

Pulgones
4 (80%) 6 votes