Trucos caseros para acabar con las chinches


Las chinches se alimentan de la sangre de seres humanos y de animales domésticos, aunque pueden durar semanas o incluso meses sin alimentarse, cuando se hospedan en un hogar lo hacen para quedarse durante mucho tiempo alimentándose de la sangre de los que allí habiten. Resulta común observar mayor actividad en la chinches durante la noche, sin embargo, algunas pueden optar por alimentarse durante el día, pueden esconderse en grietas, hendiduras, colchones, ropa de cama o alfombras, no vuelan pero tienen la capacidad de deslizarse con suavidad hasta llegar a su alimento, entre los trucos caseros para acabar con las chinches tenemos los siguientes:

  • Las altas temperaturas para matar las chinches

trucos-caseros-para-acabar-con-las-chinches1

Está comprobado que estos pequeños insectos no soportan las altas temperaturas, así que entre los trucos caseros para acabar con las chinches tenemos el secador de cabello, si colocas el secador en la temperatura más alta que tenga y lo pones sobre el colchón estarás eliminando tanto a las chinches como a sus huevos.

Puedes además, lavar la ropa de cama con agua caliente a 120 grados Fahrenheit, también las cortinas y las alfombras para garantizar una habitación libre de chinches.

  • Cúrcuma en polvo

Trucos caseros para acabar con las chinches

La cúrcuma en polvo es uno de los trucos caseros para acabar con las chinches, más efectivos y prácticos que existen, afectando el ambiente donde viven las chinches, cortándoles el oxígeno y logrando que mueran o que se alejen del lugar.

Para utilizarla solo necesitas mezclar cúrcuma en polvo con agua en un recipiente con atomizador y posteriormente rociarla en toda la casa, en casa rincón especialmente en los dormitorios.

  • Clavos de olor y canela

trucos-caseros-para-acabar-con-las-chinches3

La combinación de estos dos aromas es ideal para ahuyentar a toda clase de insectos incluyendo las chinches, solo debes preparar algunos saquitos pequeños con clavos de olor y canela, luego distribúyelos en los cuartos, debajo de los colchones y en las cortinas.

Dejar una respuesta